Se aprobó el proyecto de Jorge Boasso para efectuar controles de narcolemia a los conductores de servicios públicos.

El edil radical en Cambiemos Jorge Boasso aclaró que los test se practicarán en colectiveros, taxistas, policías y choferes de ambulancias, sin afectar el normal desenvolvimiento y desarrollo de sus funciones. 

Rosario, 08 de mayo de 2017.- Se aprobó el proyecto del ex candidato a vicegobernador de Santa Fe por Cambiemos y concejal radical de Rosario, Jorge Boasso para extender los controles de narcolemia a choferes de vehículos afectados al servicio público, como: patrullas policiales, transporte urbano de pasajeros, taxis, remises, ambulancias del SIES y de cualquier otro efector público. De no existir inconveniente se aprobaría el próximo jueves.

“Los controles a realizarse sobre choferes afectados al servicio público, se realizarán de manera tal de no afectar el normal desenvolvimiento y desarrollo de sus funciones. Por ello el proyecto sugiere que se realicen en las distintas dependencias antes de que los vehículos sean afectados al servicio”, detalló el edil radical.

La propuesta es impulsada a raíz de los resultados obtenidos con la implementación de la Ordenanza 9.195/14 Programa de Prevención y detección de drogas en conductores vehiculares y la necesidad de implementarlos en los conductores de vehículos afectados al servicio público y toma relevancia a partir de lo difundido por el Gobierno Provincial respecto a que comenzarán a realizar tests a policías y funcionarios del Ministerio de Seguridad.

Boasso remarcó "Hay que garantizar la seguridad vial evitando siniestros que afecten a conductores y terceros". Por ello, la  importancia de realizar los controles de narcolemia, no sólo a policías como nos enteramos en el día de hoy sino a todos aquellos que tienen la responsabilidad de transportar personas y de prestar un servicio público a la comunidad.  

Además, la iniciativa prevé que el municipio disponga una línea telefónica gratuita a efectos de que los usuarios de servicios públicos, que adviertan comportamientos extraños en los conductores, puedan realizar una denuncia solicitando la realización de exámenes toxicológico.

Para finalizar Boasso se refirió a las sanciones: “En el caso de que el test resulte positivo, se penará con multa y retiro de la licencia de conducir, como lo establece la actual ordenanza, y por tratarse de servicios públicos se deberá realizar la inmediata comunicación a la autoridad designada por los ministerios o reparticiones correspondiente”.