El concejal Jorge Boasso fue el primer político de la ciudad en ocuparse y trabajar para solucionar el problema que viven los ciudadanos con los “Trapitos” o “Cuidacoches”, remarcando que el primer paso que debía darse era regular la actividad.

 

“En el año 1995 presenté el presenté el proyecto de Registro Municipal de Cuidadores de Vehículos en la vía pública, fue el primero. Desde entonces lo he ido actualizando de acuerdo a las realidades y necesidades”, afirmó Boasso.

“En 2004, propuse censar a quienes trabajan en todos los rubros de la calle, ya sean cuidacoches, limpia vidrios o malabaristas callejeros. La idea tenía como objetivo efectuar políticas de inclusión social e ir encaminando la situación. Muchos no tienen ni DNI”, explicó el radical.

Años después, Boasso volvió a presentar el proyecto de Cuidacoches, sumando la propuesta de generar un registro de “Cuidacoches solidarios” (2007) coordinado por organizaciones no gubernamentales para recaudar fondos. Estos, deberían ser identificados con casacas de simple identificación, un número de línea gratuita para denuncias, credencial con foto y datos personales, zona en la que iban a trabajar, y así, ser incluidos a una base de datos.

“Por fin la intendencia ha comenzado a implementar esta prueba piloto de los denominados Cuidacoches Sociales en avenida Pellegrini y los alrededores de la Estación Fluvial en conjunto con la a ONG Movimiento Solidario. Lamentablemente se tardaron más de 10 años en escuchar mis propuestas, aun así celebro la medida". Remarcó el edil.

Para finalizar, citó nuevamente su proyecto para erradicar a “los barras y mafiosos que disfrazan de cuidacoches” en los partidos de Rosario Central y Newell’s. La propuesta, impulsa que la Municipalidad de Rosario, asigne el permiso de cobro voluntario por estacionamiento cerca de los estadios a diferentes entidades benéficas, logrando así un aporte al financiamiento de las obras de bien que estas realicen”, expresó Boasso.