Un chofer de taxi resulto herido en cuello al ser asaltado y atacado por un falso pasajero en la zona de Formosa y Casilda.

Boasso pide rondas de policías y blindex. No hay más excusas, colectivos y taxis deben contar con cabinas de material anti-impacto para la seguridad y protección del conductor.

"Natalia Gaitán, de la Cámara de Taxistas Mujeres de Rosario, confirmó a Zysman 830 de La Ocho que la agresión ocurrió en la madrugada del domingo.

"El compañero iba con su primer viaje que tomó una pareja hasta Formosa y Casilda. Y ahí, cuando lo hacen detener lo agreden con un cuchillo en la zona del cuello", relató.

El taxista pudo ser auxiliado por otro chofer "ya que estaba perdiendo mucha sangre y fue llevado al Hospital Centenario", donde se encontraba estable y fuera de peligro." FUENTE: LA CAPITAL.

A raíz de una nueva agresión a un chofer de taxi en Formosa esq. Casilda, Jorge Boasso, impulsa sus proyectos para que la incorporen cabinas blindadas para conductores y efectivos policiales de la Unidad Regional II, controlen de manera rotativa, las líneas de colectivos de la ciudad.

Boasso insistió en que se exija las medidas de seguridad aprobadas hace años por el Concejo, como ser el blindex y pago con tarjetas de crédito, débito y tarjetas sin contacto, en todas las chapas a licitar o renovar en lo inmediato.

La municipalidad deberá realizar los convenios necesarios con el Ministerio de Seguridad de la Provincia de Santa Fe, a los fines de garantizar el normal acceso y la seguridad a bordo, de los pasajeros que utilicen las líneas del Transporte Urbano. 

“El personal policial deberá estar presente en cada línea de colectivo por aproximadamente 30 minutos y luego deberá descender y ascender en otro colectivo. Este proceso de control deberá realizarse en forma aleatoria y en varias líneas de colectivos de distintas empresas y con diferentes zonas de recorrido”, explicó eil radical.

“En reiteradas ocasiones y sobre todo en horarios nocturnos, los conductores de las líneas de transporte se ven obligados a cambiar su recorrido para resguardar su vida y la de los pasajeros. Esto sumado a los constantes reclamos por parte de los vecinos, obliga a trabajar cada vez más en nuevas medidas de seguridad” advirtió Boasso.