Quien fuere reelegido como concejal por seis períodos en la ciudad de Rosario tuvo un fuerte cruce con el actual Ministro de Economía de la Provincia de Santa Fe, Gonzalo Saglione, a raíz de las tarifas de la energía eléctrica.

El cruce comenzó cuando el actual Ministro de la Economía de Santa Fe, acusó a Boasso de "malinformado" (sic) quien utilizó su red social twitter para pedirle al Gobernador Lifschitz que reduzca el costo de distribución de la energía en Santa Fe.

¿Qué es el costo de distribución de la energía por el que se cruzaron Boasso y Saglione?

El costo de la tarifa eléctrica en la Argentina se conforma por tres componentes: el transporte, la generación y los impuestos.

La generación es el precio al que las empresas distribuidoras compran la energía en el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM); la distribución (o Valor Agregado de Distribución -VAD-) "incluye los costos de desarrollo e inversión en las redes, de operación y mantenimiento y de comercialización", como señala el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE).

El Gobierno nacional subsidia la generación estableciendo un mismo precio para todas las provincias, es decir que todas las distribuidoras locales pagan lo mismo en esa etapa. En cambio, el costo de la distribución es variable, porque depende de lo que establezca cada autoridad provincial para la distribuidora local. Es aquí donde el Gobierno Provincial aplica la tarifa más alta de las 23 provincias argentinas.

En los casos de Edenor y Edesur, que cubren el área de la Capital y el Gran Buenos Aires, esto lo determina el Gobierno Nacional a través de la Secretaría de Energía de la Nación, que en general no les permitió actualizaciones del VAD en la última década. Esto es lo que hoy determina las grandes diferencias tarifarias que existen en el país y a lo que se refirió hace ya unos años el Ministro de Energía y Minería Aranguren.

Así, según un informe de la Fundación para el Desarrollo Eléctrico (Fundelec), las tarifas que pagaron los usuarios de las empresas Edenor y Edesur fueron las más baratas del país y hasta siete veces más bajas que las que se pagan en otras provincias como Río Negro, Córdoba, Santa Fe, entre otras.

Además de las diferencias regionales la actual distribución de los subsidios en la Argentina beneficia más a los hogares de ingresos medios y altos que a los sectores de menores ingresos, de acuerdo con un estudio sobre el tema del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec).

Resta hablar sobre los impuestos, ítem que agobia a los santafesinos. La composición impositiva de lo que se paga en la boleta tiene como principal componente al Impuesto al Valor Agregado (IVA) con el 21%. Además, la Ley Nº 7.797, establece un 6% del básico que va a los municipios y comunas; la Ley 6.604, que es el 1,5% del básico para el Fondo de Electrificación Rural y la cuota de Alumbrado Público donde la EPE es agente de retención. Por último, la Ley Provincial 12.692 establece un monto fijo para la promoción de las energías renovables. Entre todos esos componentes impositivos se llevan el 29,4% de la factura de los santafesinos.

Cabe preguntarse, entonces, ¿quien está mal informado? El Ministro de Economía de la Provincia, o el ex concejal y hoy un ciudadano más Jorge Boasso?