El Dr. Boasso se mostró sumamente satisfecho de que finalmente la emergencia municipal haya incorporado para el traslado de enfermos que padecen obesidad una camilla y silla de ruedas especiales.Ahora falta  que recuerden los dos proyectos de mi autoría, aprobados por Decreto 30.368 y 30.363, dijo el edil, presentados en el año 2007 y se implementen en forma urgente.

 

Por un lado solicité que se provea a  todos los efectores municipales de camas especiales para pacientes que presenten problemas de obesidad en todas las salas de internación, unidades de terapia intensiva y unidad coronaria, y a su vez realice las gestiones pertinentes ante el Ministerio de Salud de la Provincia y nosocomios privados a fin de que se equipen con este tipo de camas.

También solicité a la Municipalidad  implemente cursos permanentes de capacitación para el personal de los hospitales públicos municipales (médicos, enfermeros/as/, paramédicos), en el trato con el enfermo obeso.

El primer trato personal que recibe el enfermo obeso o hiperobeso cuando arriba a un hospital es fundamental para su actitud hacia un posible tratamiento.Todos fuimos testigos del deambular de las personas con problemas de obesidad por efectores públicos y privados que no los recibían por no tener camas especiales y con personal no capacitado para el tratamiento.

El SIES ya los puede trasladar, ahora necesitamos que los hospitales y sanatorios los puedan recibir y tratar.