Gabriela Hacen

¿Debería ponerme un traje pantalón ? ¿Puedo ir con pantalón y camisa? ¿Puedo ir con jeans? ¿Deberíamos ser juzgados por cómo nos vestimos? Quizás no, pero la realidad es que lo somos. A través de todo el proceso de selección, los responsables de la misma utilizan técnicas que les permiten ahorrar tiempo: Con las cartas de presentación, leen el párrafo de apertura, en los currículos controlan los logros conseguidos y con la entrevista, será la forma en que el candidato va vestido la que marcará el tono de la misma.  

Entonces, ¿cómo debemos ir vestidos? Vestir de una forma conservadora es la opción más segura, pero se debería investigar algo más acerca de nuestra futura empresa para que lo que llevemos puesto en la entrevista sea lo más parecido a la filosofía de la compañía. No es lo mismo trabajar para Amazon que para el BBVA. Acudir a la entrevista de forma inadecuada puede ser considerado por el seleccionador como una falta de interés por el trabajo en cuestión.

Para lograr demostrar versatilidad y adaptabilidad por medio del vestuario, es muy importante ser neutrales cuando no conocemos a quienes nos entrevistarán, no sabremos sus gustos por colores, diseños y texturas, por lo que nada debe llamar la atención, todo debe formar parte de un cuadro en que jamás disgustaría a nadie y tentara solo a conocer actitudes y cualidades del entrevistado.  

La atención a los detalles es crucial, he aquí algunos consejos tanto para hombres como mujeres:

-Llevar los zapatos adecuados siempre limpios y brillantes.  

-Cabello arreglado y bien peinado.  

-Uñas limpias y cuidadas.  

-Usar poca colonia ó perfume.  

-Dientes cepillados y aliento fresco.  

-No mascar chicle, ni comer caramelos.  

-Pocas joyas.

Además, se recomienda revisar la apariencia personal ante un espejo antes de la entrevista para verificar que la corbata está bien puesta, el cabello peinado, etc.  

¿Qué me pongo si soy una mujer?

La indumentaria estándar para una entrevista es un traje de color discreto (azul marino, gris, marrón ó beige, dependerá de la personalidad, el físico y las cualidades que desea transmitir), mejor con falda que con pantalón. El largo de la falda, ligeramente por debajo de las rodillas, evitar los vestidos. La blusa debe ser de algodón ó seda y de colores claros. Los zapatos con poco tacón (no mas de 8cm. Conservando líneas clásicas).

Las líneas, formas, volúmenes y colores de la indumentaria serán aquellos que más potencien nuestras cualidades.  

El maquillaje debe ser muy ligero, con tonos neutros. Las medias sin carreras y discretas.  

El cabello de solo de marco del rostro, jamás sobre el mismo. 

¿Qué me pongo si soy un caballero?

En el caso del caballero se recomienda un traje de color oscuro de fibras naturales, con una camisa clara de manga larga y corbata de seda de colores discretos que combine con el color del traje. Zapatos tipo mocasín ó de cordones limpios y brillantes. El cinturón debe ir a juego con los zapatos. 

Está más claramente definido para el hombre que para la mujer lo que es o no adecuado llevar.  

Cada vez se es más flexible con el tipo de atuendo que se debe llevar en el trabajo, el cual debe ir en sintonía con el trabajo que se desempeña y el ambiente en el que uno se desenvuelve, además de ser un reflejo de la categoría profesional. Otros factores a tener en cuenta serán la propia constitución física y la moda vigente.

Con respecto a los trajes, se recomienda que sean de buena calidad y de tejidos lisos o de dibujos discretos (rayas, príncipe de Gales, cuadros pequeños). En cuanto a los colores, mejor azul marino o gris, también pueden ser marrones y beige siempre que no se usen para ocasiones formales. 

Cuando se lleve un traje habrá que tener en cuenta que la manga cubra la muñeca al tener el brazo estirado y la camisa asome unos dos cm. por debajo de la manga. Adicionalmente, el cuello de la chaqueta debe quedar de forma que se vea un cm. del cuello de la camisa por detrás. 

Si se quiere ir más de sport pero elegante, se puede optar por una americana de pata de gallo o similar y unos pantalones de franela. 

La corbata es el reflejo de la personalidad y del mal o buen gusto del caballero. Las de seda se consideran más de vestir y las de lana más informales.  

Con trajes oscuros siempre se ha de llevar calzado negro, el marrón se reserva para los trajes sport o de este mismo color. 

Y, por último, recomendamos que los calcetines sean de colores lisos y oscuros y que armonicen con el resto del traje.  

Si lleva barba ó bigote, estos deben estar bien arreglados. Se recomienda evitar joyas visibles.  

Al igual que ocurre con las señoras, los caballeros deberán elegir aquellos colores, líneas, formas y volúmenes en la indumentaria que destaquen mejor sus cualidades personales.