Boasso24Horas

Mapa de Homicidios de Rosario
Creá Tu Proyecto
Mapa de Baches de Rosario
Mapa de Accidentes de Tránsito
Cómo hacer un currículum
Por Analía de la Llana Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.  

Muchas veces lo supuestamente sencillo se puede transformar en una verdadera serie de interrogantes y desaciertos a la hora de intentar elaborar un currículum adecuado. Esta, también, es una realidad vivida por jóvenes egresados sin experiencia o estudiantes que necesitan hacerlo y no saben cómo. La nueva temporada veraniega conlleva la aparición de diversas oportunidades de trabajos temporales, que exigen tener los antecedentes correctamente organizados y al día, para que la nueva posibilidad laboral no se diluya antes de salir de casa.  
 
La Licenciada Mariana Quirós, coordinadora de Recursos Humanos, Programa de Habilidades Directivas y Marketing, de la Escuela de Negocios Alta Dirección, asesoró en esta nota para la elaboración de un cuestionario con las dudas más frecuentes que tienen los jóvenes. Dijo que “es importante saber que no hay una sola forma de elaborar un currículum vitae (CV)”. Aquí se sintetizan las preguntas más frecuentes y todo lo que un joven no puede ignorar para la confección de uno impecable.
 
-¿Hay una forma ideal de armar un currículum vitae?  
 
-Cuando la persona recién se va a insertar en el campo laboral, lo ideal es que lo haga de la forma más simple posible, colocando la información básica. Hay que comenzar con los datos personales, como nombre y apellido completo, fecha de nacimiento (al colocarla se evita tener que poner la edad), estado civil, hijos, teléfono, dirección y el mail. Para la división de estudios cursados, el dato que debe figurar primero es el último desempeño académico. Por ejemplo: si se tiene un post grado va a figurar: “Post grado en Conducta Organizacional, Universidad Nacional de Cuyo, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, año de egreso 2003 (o en curso en el caso de no haberlo concluido). Si no se tiene post grados ni magister, se empieza con el título de grado y luego el de la secundaria. Dentro de esta división y bajo el subtítulo de “estudios complementarios”, se vuelca la información concerniente a cursos de capacitación realizados. En los idiomas es importante aclarar el nivel que se posee. En cuanto a la trayectoria laboral, los trabajos realizados deben ser ordenados por año de forma descendente. Es decir desde el trabajo más nuevo al más antiguo. La última división es la de intereses personales; aquí pueden haber algunas variantes en cuanto al orden se refiere. Por ejemplo, antes de los estudios cursados se puede colocar la trayectoria laboral. Esto depende de lo extensa que sea.  
 
-¿Cómo debe elaborarse para que llame la atención?
 
-No sólo debemos pensar en nosotros sino en quién lo va a leer. Por lo general, una persona que está haciendo reclutamiento de personal debe leer muchos, para luego seleccionar algunos. Por lo tanto, el currículum debe ser corto y de no más de dos hojas, con letra de fácil lectura (número 12 en computadora). No debe ser recargado con adornos innecesarios. Lo ideal es en una hoja A 4 blanca lisa.  
 
-¿Es importante mandarlo con foto?
 
-Sí lo es, porque de esa manera al momento de ser analizado, se puede saber con quién se va a hablar. Es como darle identidad, por decirlo de alguna manera.
 
-¿Debo realizarlo a mano?
 
-Sólo si el aviso así lo pide se hace de esta manera, ya sea en letra imprenta o cursiva . Si no es más prolijo hacerlo en computadora.
 
-¿Cuál es la diferencia entre "calificaciones" y "experiencia profesional"?
 
-Con el término calificaciones se quiere decir “competencias” que según Ernest & Young son las características de una persona, ya sean innatas o adquiridas, que están relacionadas con una actuación de éxito en un puesto de trabajo. La experiencia profesional es el desarrollo de las competencias, las cuales se van logrando durante la trayectoria laboral/profesional.
 
-¿Debo adjuntar una carta de presentación?
 
-Esto es absolutamente necesario, ya que es parte de la búsqueda de trabajo adjuntarla al CV. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado de no poner en ella lo mismo que en el currículum. Hay que recordar que sólo es para presentar a la persona y el objetivo que persigue. La elaboración de la misma siempre va a tener que ver con tratar de concretar una entrevista personal y así poder ampliar los datos que figuran en el currículum.
 
-¿Es necesario ofrecer referencias?
 
-Esta no es una condición excluyente. Si en el aviso se pide sí, pero si no, no es necesario.
 
-¿Cómo hago para causar una buena impresión si me acabo de recibir y no tengo experiencia laboral?  
 
-Es fundamental que el currículum esté elaborado y presentado de forma organizada e impecable. Además, se debe aclarar en la carta de presentación por qué se desea trabajar con esa empresa, y qué cualidades y competencias tienen.
 
-¿Qué equivocaciones pueden jugarme en contra?
 
-No tener organizada qué información se va poner, tener errores de ortografía y brindar datos erróneos. Es fundamental no mentir ya que en la entrevista personal esto queda en evidencia y es un motivo para que la persona no quede seleccionada.
 
-¿Tengo que mencionar por qué abandoné los empleos anteriores?
 
-No es necesario ni en la carta de presentación ni en el currículum. Sí es necesario estar preparado mentalmente por las dudas, ya que seguramente en la entrevista de selección pueden preguntarlo.  
 
-¿Conviene incluir hobbys y viajes?
 
-No son datos que se deban colocar necesariamente, pero si se incluyen, deben estar dentro de “hobbys o intereses”; esto brinda más datos sobre el perfil de la persona.
 
-¿Qué cifra debo colocar cuando me preguntan la remuneración pretendida?
 
-Lo ideal sería conocer cuánto se paga por ese puesto en el mercado laboral, para no pedir una suma irrisoria ni tampoco insignificante. Saber acerca de las escalas salariales es muchas veces difícil. Por lo tanto, es importante aclarar cuáles van a ser las tareas específicas y qué responsabilidades demandan. Así, las partes pueden llegar a un acuerdo.
 
-¿Incluyo todas las empresas en las que trabajé?
 
-Sólo aquellas que hayan contribuido para el desarrollo personal y laboral. Las pasantías hay que agregarlas como un trabajo más, en la división de trayectoria o experiencia laboral.
 
-Si en inglés no soy bueno ¿menciono que tengo nivel básico?
 
-No. Si no se ha estudiado nunca inglés no se miente y no se coloca nada. Si el joven estudia y tiene un nivel básico lo coloca tal cual.
 
-¿Vale la pena dejar mi CV en Internet?
 
-Sí es conveniente. Hoy en día por un problema de tiempo, muchas empresas recurren a este recurso.
 
-¿Qué hago si tengo listo mi CV y no sé a quién mandárselo?
 
-Eso sólo se da cuando se quiere hacer una presentación espontánea. Se denomina así a la acción de presentar el currículum en un determinado lugar, sin que éste haya publicado algún aviso pidiendo personal. En ese caso, hay que averiguar quién es la persona responsable de los recursos humanos y enviárselo a ella. Si se conoce a alguien que trabaje allí, hay que remitírselo con carta de presentación, en ambos casos explicando el por qué del CV.
 
-En cuánto a jóvenes se refiere y en la etapa que vivimos, ¿qué tipo de perfil es el buscado?
 
- Se busca a una persona con ganas de trabajar, que sea preactiva y reactiva cuando deba; con ganas de progresar, con una excelente actitud y un panorama medianamente claro de hacia dónde quiere ir.
 
 
 
“Es una cuestión de actitud”
 
Por Lilia de la Torre - Psicóloga laboral
 
“Por el currículum evaluamos los datos, la información y el conocimiento que tiene la persona. Sin embargo, hoy en día hay algo que es crucial a la hora de tomar a un joven para un puesto. Este elemento es la “actitud” que posee y se deja entrever en muchos detalles. Desde la forma de dirigirse, presentarse y saludar hasta la inquietud por trabajar, el vocabulario, el criterio y la disposición para cumplir con la labor ofrecida. Otro punto fundamental es la presencia en cuanto a formalidad y pulcritud.
 
“La persona elegida debe ser la adecuada para la empresa que la requiere, y tener armonía con lo que el negocio representa. Debe adecuarse y tener la mejor actitud para prestar el servicio.  
 
“Emprender una entrevista laboral con éxito no depende tanto de tener muchísimo conocimiento, sino de las ganas de poder servir y aprender, sin esperar a ver qué se enseña sino planteándose cómo se aprende . Son dos actitudes distintas. Una es pasiva y está orientada a ver qué me brindan de aprendizaje. La otra es activa, porque se aprende al mirar, ver o preguntar. La disposición de estar 5 minutos más para conocer el manejo de algo que no se entiende, aunque sea fuera del horario, es muy diferente a hacer lo justo y necesario.  
 
“Aunque no se tenga experiencia los jóvenes deben saber que lo que importa es la disposición. El hecho de comprometerse, socializar expresando sus ganas por medio del diálogo
 
“Creo que a lo que apunto es que lo determinante es su inteligencia emocional directamente vinculada a su actitud ante la vida, su trabajo, sus compañeros y sus superiores. La gran debilidad que veo en ellos tiene que ver con esperar que les den todo y no buscar los logros de las cosas por ellos mismos. Ésta es “la actitud”.
 
 
 
De puño y letra
 
La grafología es la ciencia que estudia la personalidad a través de la escritura, sin necesidad de que el sujeto esté presente.
 
Si bien en Buenos Aires es una modalidad común, en nuestra provincia pocas empresas incluyen esta disciplina para realizar la evaluación de un currículum.
 
En Mendoza, el Instituto Superior Juan Vucetich tiene una orientación terciaria para la formación en esta ciencia. Diana Ofelia Espinal es doctora en grafología y titular docente de la cátedra de Grafosicología, del establecimiento. Desde su punto de vista y en términos generales estas son las pautas mínimas para decir si el manuscrito de una persona es positivo.
 
Según la doctora, “lo que puede apreciarse en la escritura de los jóvenes en general es que pegan mucho las letras. Esto habla de ansiedad, miedo a la acción y angustia”.
 
Valores de referencia
 
Margen Superior: (lo ideal es entre el 25% y el 30% del total de la hoja). Tiene que ver con el respeto a la jerarquía y la cultura.
 
Margen inferior: (entre un 20% y un 25% del margen del largo de la hoja). Tiene que ver con la decisión de cambio y la estética.
 
Margen derecho: (10% del ancho de la hoja). Vinculado a la extroversión, la sociabilidad y la dirección de futuro.  
 
Margen Izquierdo: (entre un 15% y 20% del total del ancho de la hoja). Está orientado a la independencia de criterio y capacidad para la acción.
 
Letra: lo ideal es que sea clara, legible y ordenada.  
 
Claridad: El manejo de los espacios entre letras y palabras significa que se puede distinguir entre lo mío y lo del otro. Se tiene respeto por la labor ajena.
 
Legibilidad: Grado de sinceridad de una persona.
 
Orden: Vinculado al ordenamiento mental y la racionalidad.
 
 
 
Currículum vitae
 
(*): Conocido también por resumé, que etimológicamente significa carrera, ejercicio, transcurso de la vida. Tiene por función introducir o dar a conocer un expediente personal. Se presenta en forma de claro resumen que permite juzgar sobre la situación de una persona y conocer las etapas importantes de su profesión o carrera.
 
(*) libro: “Cómo escribir correctamente, la comunicación escrita”, de G. Fdez. De la Torriente